El jardín de las palabras

“Un trueno lejano, 
el cielo nublado,
en caso de que llueva,
¿te quedarás a mi lado?”

El jardín de las palabras (2013)
de Makoto Shinkai

Cuando era pequeño, el cielo estaba más cerca. Mucho más cerca. Por eso me gusta la lluvia, porque trae consigo el olor del cielo.

No he podido verla en un momento más indicado. Me he sentido más que identificada con esa metáfora de estoy aprendiendo de nuevo a caminar. Con esas dos personas perdidas, cansadas de su presente y con aspiraciones de un futuro más próspero que no llega. Cómo juntos rompen esa monotonía y los sueños más importantes y profundos salen al exterior. Cómo con solo palabras reconstruyen la vida del otro.

No puedo evitar sentir una gran debilidad por esta película. La historia es preciosa y sensible. La lluvia es el punto de conexión de esta relación. Solo se ven en el jardín cuando llueve. Y es maravillosa, delicada y con una estética hiperrealista tan cuidada. Cada plano es una joya, usan el teleobjetivo con maestría dotando a las imágenes de una atmósfera reflexiva y pausada pero bella, la mayoría de planos son cortos, los generales solo se encuentran a la hora mostrar el jardín o para indicar soledad.
 
 Makoto Shinkai es el mismo director de Cinco Centímetros por Segundo (2007), otra película que adoro por toda la melancolía que es capaz de desprender. En esta película hay parte de ese sentimiento, sobre todo con el final. Tras una escena intensa -en la que yo por lo menos no he podido evitar llorar- viene una calma cargada de un dolor pasivo aliviado por la esperanza. ¡No voy a desvelar más!
Merece mucho la pena, y solo son 40 minutos. ¿A qué esperáis?
Sin duda tiene 9 escobas.
Anuncios

Una cuestión de tiempo

Hoy quiero hablaros de una de las películas más bonitas del mundo. Mi favorita, junto a Moulin Rouge. Porque es amor en estado puro.

4

Una Cuestión de Tiempo.

Tim Lake es nuestro protagonista (reconocible por su papel en Harry Potter como uno de los hermanos Weasley, Bill. El actor es el genial Domhall Gleeson.).

Tim es un chico de 21 años con poca suerte en el amor. Un día su padre decide confesarle el secreto de la familia. Los hombres tienen el don de viajar en el tiempo, siempre al pasado y en sitios en los que ya se ha estado. Tim decide usar esta nueva habilidad para conseguir, al fin, alguien a quien querer. Sin embargo, aunque la encuentra, sus desencuentros por ayudar a sus amigos hace que tenga que viajar al pasado y aquel primer encuentro nunca llegue a ocurrir. 
Sabe que es ella. Que ha encontrado a la mujer de su vida en Mary (Rachel McAdams), así que busca como loco volver a encontrarla. Y, entonces, vemos cómo surgen esos sentimientos tan maravillosos, esas mariposas, esos nervios, las dudas, las certezas… y también vemos el lado amargo de todo amor.
Porque no es una historia exclusiva del amor de pareja, también habla sobre la amistad y la familia. Y aquí nos encontramos con las personas más entrañables y especiales, con las que también vamos a sufrir mucho viendo la película. Ya que habla de dejar ir, de desprenderse, de decir adiós.

Su padre tiene mucho protagonismo. Y la querida Kit Kat es un extraño personaje que siempre va de lila y que disfruta de la vida en su propio mundo de felicidad y excentricidad. Vas cogiendo cariño a cada uno por su manera de enfrentarse a la vida y de superar obstáculos.

Es una magnífica película con una preciosa banda sonora que recomiendo fervientemente, How long will I love you, The luckiest, Gold in them hills, Mid air

Una historia entrañable que hace que te sientas identificado si alguna vez te has enamorado de alguien hasta la médula y has hecho todo lo posible por no dejarle ir. Una película que te hace sonreír, que remueve tus entrañas en busca de aquel niño que cree en la magia, que te hace querer abrazar y besar a quien manda en tu corazón, que te hace llorar aunque no quieras porque te enseña que decir adiós no es malo y que siempre hay cosas buenas en la vida.

Hay que vivir al 100% el cariño que se tiene: de amigos, de familia o de quien te gusta. Porque es cuestión de tiempo que nos llegue un amor tan fuerte que nos tambalee y que por él viajemos en el tiempo para que nada malo le ocurra.

Y ese amor por nada del mundo podemos dejarlo marchar.

 

Nicky, la aprendiz de bruja

Sé que dentro del mundo de Hayao Miyazaki, Nicky es toda una celebridad. Sin embargo yo aún no la había visto porque no encontraba el momento de prestarle la atención que necesitaba. Pero al fin, he estrenado la película que me regalaron por mi cumpleaños. 
Nicky, la aprendiz de bruja: 8

No me he aburrido en ningún momento, al contrario. Me ha parecido que acababa de repente ¡y yo quería saber mucho más! 
En esta película encuentras varios tipos de aviones (a Miyazaki le encantan) y precisamente el clímax ocurre debido a uno de ellos. A mí me ha dejado con el corazón en un puño esta escena:
Si la habéis visto, ya sabéis que pasa y lo que acontece. 
El gato, (Gigi?) es un puntazo. Me encanta Úrsula, aunque sale poquísimo y deberían haberle dado más protagonismo (el cuadro que pinta es mágico. Paré la escena para poder verlo mejor).
Toda la banda sonora es increíble y la tengo puesta mientras escribo. Ha sido un acierto tener a este grande (Joe Hisaishi) en todos sus films. 
No me cansaré nunca de este director ni de todos sus trabajos. Larga vida a Miyazaki.

Regalos

El lunes fue mi cumpleaños y recibí bastante cultura. He de decir que con libros soy feliz, pero no sólo me cayó eso, si no una película (Nicky, la aprendiz de bruja, de Hayao Miyazaki. Edición negra y dorada. Preciosa) dos CDs (el último de Bruno Mars y el de Birdy), unas entradas para ver a Carlos Latre… Y ropa.
Los dos libros que me han regalado son La princesa prometida y el primero de Memorias de Idhun. Ante el último me encontraba algo reticente debido a las opiniones que he ido recogiendo con el paso del tiempo. Tengo ya 23 años y supuestamente es una lectura más juvenil. Sin embargo hace poco me dijo un amigo que él iba por el segundo y que sí le estaba gustando. Así que lo empezaré con ganas y ya diré qué me parece. 
La princesa prometida era un libro que quería desde hace tiempo. Sé que es el favorito de una de mis amigas y tengo la sensación de que también va a convertirse en uno de mis favoritos.
¿Que cuál es mi libro favorito? Pues uno que no suele figurar en las respuestas de este tipo de preguntas. Frankenstein o el moderno Prometeo, de Mary W. Shelley. Tendría para hablar horas y horas de él. Llenaría varios posts. Pero eso otro día.

Ahora respondedme a algo. ¿Cuál es vuestro libro favorito?

La isla mínima

Ayer vi “La Isla Mínima” y debo decir que desde la primera imagen de los créditos me entusiasmó. Visualmente no tiene desperdicio. Los planos aéreos son formidables, el color tan definido de los paisajes es abrumador.


Durante toda la película me quería recordar a la serie True Detective. La historia en sí me recuerda mucho, a excepción de que es bastante más sencilla. Y también hay chicas muertas y cornamentas. Lo último ya me dejó atónita. Pero claro, eso solo lo podemos valorar los que hemos visto los 8 capítulos de serie, que aunque se me hizo lenta, está entre mis favoritas.
La verdad que estuve hablando en alto durante la película. No soy de cine español y algunas cosas no las cogía. ¿En serio nos cuesta tanto vocalizar? ¿Tanto cuesta subirle en postpro un poquito el volumen? Con la calidad y el curro que tiene cada plano, los diálogos me pierden porque hablan al cuello de su camisa.

Sonido aparte (la música es un punto a favor porque también me quería recordar a la serie, sobretodo en esos tonos sostenidos que en cierto momento resultan algo molestos e inquietantes.), bueno que en general me ha sorprendido. Es una de las pocas poquísimas películas de sello español que me han gustado (el laberinto del fauno es otra… y ahora no me acuerdo de ninguna más. “Los otros” y “lo imposible” no lo considero cine español.)

Iba a darle 8, pero el final no me convenció. Me dejó dudas. Así que le doy 7 escobas y media.